Liposucción

La liposucción es una técnica quirúrgica destinada a quitar depósitos de grasa no deseados de áreas específicas del cuerpo, incluyendo la cara y el cuello, los brazos, el tronco, el abdomen, los glúteos, las caderas y muslos y las rodillas, pantorrillas y tobillos.

Esto no es un sustituto para la reducción de peso, sino un método para eliminar depósitos localizados de tejido graso que no responden a dieta o ejercicio. La liposucción se puede realizar como un procedimiento primario para moldear el contorno corporal o en combinación con otras técnicas quirúrgicas como el estiramiento facial, la abdominoplastia o los procedimientos de estiramiento de muslos que tienen como fin estirar la piel flácida y las estructuras de soporte.

Los mejores candidatos para la liposucción son las personas de peso relativamente normal que tienen un exceso de grasa en áreas particulares del cuerpo. Una piel firme y elástica resultará en un mejor contorno final después de la liposucción. La piel que ha perdido el tono debido a estrías, pérdida de peso o envejecimiento natural no volverá a moldearse a los nuevos contornos y puede requerir técnicas quirúrgicas adicionales para quitar y afirmar su exceso.

Las irregularidades en el contorno corporal debido a estructuras diferentes de la grasa no se pueden mejorar con esta técnica. La liposucción por sí sola no mejorará las áreas de piel con hoyuelos denominadas “celulitis”.

La cirugía de lipectomía asistida por succión se realiza mediante un instrumento quirúrgico hueco de metal denominado “cánula” que se inserta a través de una incisión o incisiones pequeñas en la piel y se pasa de un lado a otro en el área del depósito graso. La cánula está unida a una fuente de vacío, que proporciona la succión necesaria para quitar el tejido graso.

En algunas situaciones, se puede utilizar una cánula especial que emite energía ultrasónica para licuar los depósitos grasos. Esta técnica se conoce como “lipectomía asistida por ultrasonido”. Según sus necesidades, su médico le puede recomendar la lipectomía asistida por succión sola o en combinación con la lipectomía asistida por ultrasonido.

En algunas situaciones, se puede utilizar una cánula especial que emite energía láser para licuar los depósitos grasos. Esta técnica se conoce como “lipectomía asistida por láser”. Según sus necesidades, su médico le puede recomendar la lipectomía asistida por succión sola o en combinación con la lipectomía asistida por láser.

Existen diversas técnicas que los cirujanos plásticos utilizan para la liposucción y la atención luego
de la cirugía. La liposucción se puede realizar con anestesia local o general. La técnica de liposucción tumescente implica inyectar líquido que contiene un anestésico local diluido y epinefrina en las áreas de depósitos grasos. Esta técnica puede reducir las molestias en el momento de la cirugía, la pérdida de sangre y los moretones después de la operación.
Se utilizan prendas de sostén (fajas) y vendajes para controlar la inflamación y estimular la cicatrización. Su médico le puede recomendar (si se prevé una liposucción donde se van a extraer grandes volúmenes) que disponga la extracción de una unidad de su propia sangre que podría ser utilizada si fuera necesaria una transfusión de sangre después de la cirugía (autotransfusión).

Tratamiento

¿Quieres más información?

SOLICITAR UNA VALORACIÓN GRATUITA
¡Llámanos!
WhatsApp

Pide tu cita

¡La primera consulta es gratuita!