Eliminación de verrugas

El proceso consiste en la aplicación de un instrumento calentado por una corriente eléctrica en el área en consideración. Este tratamiento no es doloroso y muy pocas veces deja cicatrices. Dependiendo del número de lesiones y el tamaño de las mismas puede ser necesario el uso de anestesia local. La duración del tratamiento es alrededor de 30 minutos y suele bastar con una sola sesión, aunque podría necesitarse algún retoque. Con el tratamiento se produce una herida en la que se formará una pequeña costra que caerá aproximadamente en una semana y en la que se aplicará una crema con antibiótico durante unos días.

Tratamiento

¿Quieres más información?

SOLICITAR UNA VALORACIÓN GRATUITA
¡Llámanos!
WhatsApp

Pide tu cita

¡La primera consulta es gratuita!